Riesgos y Cambios

Información de Interés para Pacientes

Consúltenos su caso

Se presentan los riesgos comunes a toda cirugía mayor del aparato digestivo, los cuales son muy dependientes de la experiencia médica de quienes se encargan de realizar la intervención.

En todos los procedimientos de malabsorción hay un período de adaptación intestinal en el que la deposiciones pueden ser líquidas y frecuentes. Esto es una condición normal que va disminuyendo con el tiempo.

Las modificaciones hechas en el aparato digestivo requieres cambios en los hábitos alimenticios porque se presentan deficiencias en la absorción de algunos nutrientes y vitaminas.

Esto se maneja con supervisión periódica mínima en los aspectos de malnutrición de proteínas y anemia. También se requiere vitamina B12 y un suplemento vitamínico de por vida.

Los cambios a la estructura intestinal pueden producir un 15% de riesgo de formación de cálculos biliares y la necesidad de extirpación de la vesícula.

Cuando se consume comida o dulce en cantidad excesiva a su nuevo estado, puede ocurrir lo que se conoce como "síndrome de vaciamiento".

El paciente presenta debilidad, desfallecimiento, palpitaciones y sudoración así como cólico y diarrea urgente, generalmente a los 20 minutos siguientes a la ingestión de alimentos con alto contenido calórico. Es una condición incómoda, pero logra que el paciente evite los alimentos ricos en azúcar.

Las instrucciones dietarías postquirúrgicas varían según cada cirujano y es muy importante que el paciente se apegue a dichas recomendaciones para que su proceso sean un éxito.

El Control Natal y el Embarazo

Se aconseja enfáticamente que las mujeres en edad fértil utilicen las formas más eficaces de control natal durante los primeros 12 meses posteriores a la cirugía bariátrica. Las exigencias adicionales que un embarazo implica para el cuerpo y la posibilidad de lesión fetal hacen de éste un requisito de máxima importancia.

El Regreso al Trabajo

Su capacidad para reanudad los niveles de actividad anteriores al procedimiento quirúrgico variará según sus condiciones físicas, la naturaleza de la actividad y la clase de cirugía bariátrica a la que se haya sometido.

Los pacientes a los que se les ha practicado un procedimiento de laparoscopia pueden volver a niveles de actividad de relativa normalidad a las 72 horas después de realizada la cirugía y en un par de semanas ya pueden realizar trabajo físico moderado.